Detección de mutación somática Pig-a en eritrocitos de sangre periférica de ratas desnutridas Público Deposited

La asimilación deficiente de alimentos por el organismo conduce a un estado patológico con distintos grados y manifestaciones clínicas, conocido como Desnutrición (Gómez, 1946). Los estudios en el área de la toxicología genética han generado un número importante de procedimientos in vivo e in vitro, los cuales han sido diseñados para monitorear los efectos que diversos agentes físicos y químicos tienen sobre la integridad genética de las células, así como los posibles riesgos que estos representan para los organismos (Abramsson y cols., 2000; Krishna y Hayashi, 2000). Entre estos procedimientos se incluyen: la medición de proteínas asociadas al ADN, localización de mutaciones puntuales o eventos genéticos que afectan a un gen específico (Abramsson y cols., 2000). El gen glucosilfosfatidilinositol de clase A (Pig-a) se localiza en el brazo corto del cromosoma X (Takahaski y cols., 1993; Rosee, 1997; Tomita, 1999; Phonethepswath y cols., 2008). Este gen codifica para la subunidad catalítica que participa en la primera etapa de la síntesis de de glucosilfosfatidilinositol (GPI) (Takahaski y cols., 1993; Hernández y cols., 2008). GPI es esencial para el anclaje de una gran variedad de proteínas de la membrana citoplasmática (Hernández y cols., 2008). En los últimos años ha surgido un nuevo ensayo in vivo de detección de mutación somática basado en el gen Pig-a (Pig-a en los roedores, PIG-A en los seres humanos). El ensayo consiste en detectar mutaciones somáticas por medio de citometría de flujo. En una célula normal un número de proteínas sintetizadas en el retículo endoplásmico llegan a unirse covalentemente a la molécula de GPI. Estas proteínas dependientes de GPI aparecen en la superficie celular, y pueden ser detectadas por los anticuerpos apropiados conjugados con fluorocromos (Karadimitris y Luzzatto, 2001). En este estudio se utilizó el ensayo Pig-a como una herramienta para analizar el daño génico en un modelo de desnutrición grave expuesto a un potente mutágeno. El ensayo se basó en realizar un marcaje diferencial de reticulocitos y eritrocitos usando un anticuerpo conjugado con un fluorocromo (antiCD59-PE). Se tomó como indicador de daño al material genético de las células, el incremento en las frecuencias de mutantes Pig-a, que fueron analizadas en un millón de células, procedentes de sangre periférica de ratas cepa Wistar expuestas a un mutágeno durante 8 semanas. Los resultados muestran que la desnutrición grave por sí misma tiene un efecto dañino sobre la integridad del material genético. Las frecuencias de mutantes se incrementaron en el tiempo. El ensayo Pig-a es de reciente introducción como método génico de evaluación genotóxica. De acuerdo a los resultados obtenidos, es necesario continuar el estudio del efecto de la desnutrición sobre el material genético, apoyándose en estudios complementarios.

Relaciones

En Conjunto Administrativo:

Descripciones

Nombre del atributoValores
Creador
Colaboradores
Tema
Editor
Idioma
Identificador
Palabra Clave
Año de publicación
  • 2012
Tipo de Recurso
Derechos
División académica
Línea académica
Licencia
Última modificación: 09/29/2022
Citaciones:

EndNote | Zotero | Mendeley

Elementos